Es importante realizar ciertos trabajos de mantenimiento del acuario. No demandarán mucho tiempo, pero nos garantizará que los peces se encuentren en buenas condiciones y además, conseguiremos tener un acuario mucho mas vistoso.

En forma diaria, se deben realizar cuatro tareas básicas:

  1. Encender y apagar las luces del acuario
  2. Alimentar a los peces
  3. Controlar la temperatura del agua
  4. Eliminar las sustancias del fondo del acuario

Y una vez por semana, se deberá completar el mantenimiento, agregando otras tareas:

  • Controlar el pH, la dureza del agua y nitritos/nitratos (esto último puede realizarse cada dos o tres semanas).
  • Observar y controla el estado de las plantas naturales si las hubiera, podando hojas que se encuentren en mal estado y replantando aquellas que pudieran haberse soltado.
  • Desconectar y limpiar el material de filtrado físico de los filtros (por ejemplo, las esponjas)
  • Reponer el agua evaporada y reemplazar un 15% del agua existente. No olvidar tratar el agua con anticloro.
  • Limpiar los vidrios y sifonear la grava para retirar cualquier tipo de desperdicio.
¡Nunca se debe cambiar la totalidad del agua!