Como decía mi abuelita, sobre gustos no hay nada escrito. Por lo tanto, cada uno decora el acuario como mas le gusta.

De todos modos, se pueden tener en cuenta algunas consideraciones.

Es recomendable cubrir el vidrio del fondo desde su parte exterior con alguna lámina, de manera tal que no se llegue a visualizar la pared o lo que fuera que se encuentre del otro lado de la pecera. Existen en el mercado láminas decorativas con motivos de agua dulce o marina. También se puede colocar una lámina de un color liso, preferentemente oscuro.

Por otra parte, la mayoría quieren adornar su acuario con plantas. En este sentido, lo ideal sería utilizar plantas naturales. No obstante, esto requiere contar con algunos elementos específicos para que estas sobrevivan (como una adecuada iluminación, sustratos, fertilizantes y otras cuestiones) que en la mayoría de los casos dificultan esta opción para los acuaristas nóveles. Afortunadamente, existen en el mercado plantas artificiales, algunas de las cuales están muy bien logradas.

Otro elemento que puede encontrarse en los acuarios, son los troncos o raíces. Suelen ser muy bonitos, pero hay que tener especial cuidado con esto. Si previamente no son bien tratados, liberarán grandes cantidades de taninos, enturbiando el agua. Además, si la madera no es la adecuada tenderán a descomponerse, contaminando y acidificando el agua. Son convenientes las maderas duras poco porosas (preferentemente vid o ciruelo). Para su tratamiento se debe quitar la corteza, hervirlo en agua con sal marina por lo menos una hora y luego enjuagarlo y dejarlo sumergido durante un mes, o hasta que el tronco no flote y no libere mas taninos. A esto se lo conoce también como proceso de curado del tronco.

También suelen verse acuarios decorados con rocas. Quedan muy bien y para muchos tipos de peces son necesarias para formar cuevas o escondites. Como mínimo, se debe saber que no todas las rocas pueden resultar aptas para el acuario. Lo ideal es utilizar rocas volcánicas o tectónicas, ya que carecen de cal. Se desaconsejan las rocas sedimentarias, ya que suelen tener cal. En resumen, no se deben usar rocas que liberen sales minerales, ya que endurecen el agua (excepto para peces que necesiten esta condición, como los cíclidos africanos). 

También hemos visto el uso de caracoles o conchas marinas. En este sentido, te sugerimos no utilizarlas en acuarios de agua dulce, ya que las mismas son altamente calcáreas. Por el mismo motivo, se debe utiliza arena extraída del mar, ya que contiene gran cantidad de conchilla con la misma condición.

Un párrafo aparte para los adornos ornamentales. Nuevamente, existen infinidad de adornos. Los hay de cerámica, de resina u otros materiales. Aquí, lo mas importante es que verifiques con el vendedor que se trata de adornos diseñados específicamente para acuarios, ya que no contendrán pinturas u otros elementos que puedan resultar tóxicos para los peces.

Antes de proceder al llenado del acuario, te sugerimos colocar en el fondo un plástico sujeto temporalmente con cuatro piedras, a fin de evitar que la corriente de agua remueva la grava y los objetos de la decoración.