Se trata de uno de los factores mas importantes a considerar.

Las plantas y la mayoría de los peces tropicales están adaptados para vivir con temperaturas de 23º a 26º, por lo tanto deberemos calentar el agua y mantenerla con el mínimo de variación.

Esto se logra mediante la colocación de calefactores dentro del acuario y se controla mediante la colocación de un termómetro, el cual deberá ser ubicado en el extremo opuesto del calefactor.

La mayoría de los calefactores de la actualidad cuentan con un dispositivo llamado termostato, el cual permite encender y apagar el equipo para mantener la temperatura del agua de acuerdo a lo que se hubiera ajustado. 

Es muy común que en verano notes que los calefactores no encienden en ningún momento. Esto resulta normal, ya que habitualmente la temperatura ambiente suele ser mayor a la configurada en el calentador y el agua se calienta sola por transferencia desde el exterior.

Los calefactores funcionan con una resistencia eléctrica en su interior y su potencia se mide en Watts. Para saber la potencia necesaria para tu acuario, debes realizar el siguiente cálculo:

1 Watt por cada litro de agua

Por ejemplo, un acuario de 200 litros, requiere un calefactor de 200 watts.